Urbanismo

Compartir...Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0

Chinese (Traditional)EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish

Plaza de la Iglesia - San Martín del Castañar

Desde su aparición como asentamiento de repoblación, las calles serán, antes que nada, las arterias que unen los puntos más importantes de la vida urbana. Esto va a crear una jerarquía de calles que se van a cargar de símbolos y contenidos, elementos éstos que a su vez contribuirán a una diferenciación mayor de las zonas. La estructura urbana y sus espacios representativos van a reflejar un sistema establecido de valores.

 

Calle Principal - San Martín del Castañar

 

Las calles longitudinales dan lugar a grandes manzanas alargadas. Esto determina una única fachada frontal en la casa, a la que se abren puertas, ventanas y la solana en el piso superior, habiendo siempre al fondo de la casa alcobas o habitaciones que reciben luz indirectamente.

Pero la vivencia y valoración urbana no va a ser siempre la misma. Va a variar y en su variación se revelan los cambios de la organización social. Sólo a partir del siglo XVI se nos muestran formas más conscientes de organización espacial, fruto sin duda de una organización social más estructurada. El Ayuntamiento y el poder eclesiástico serán las instancias responsables de la remodelación urbana. El punto principal de actuación serán las plazas, objeto culminante siempre de toda actuación urbanística al ser el marco cumbre de la vida social.

 

 

Caño de la Plaza - San Martín del Castañar

 

La población primitiva se asentaba en el “barrio del Castillo”, en la proximidad de la fortaleza, la necesidad de defensa es el primer elemento condicionante. Entre la población y la primitiva fortaleza se abría un espacio ocupado hoy por la plaza de toros, pudo haber sido un corral comunal para el ganado pues alguna de las casas del barrio carece e dependencias para él o, al menos, no están diferenciadas de las dependencias humanas, aunque la cohabitación pudo ser posible y hasta probable.

El primitivo núcleo se debía extender además por el “barrio de la Iglesia”, las amplias dimensiones de ésta indican que ya en el siglo XIII constituía la villa un núcleo de población importante. A partir de estas dos zonas debió crecer la población.